| Home | Artículos | Publique | Clasificados | info@paginadigital.com.ar  |
          Artículos      EDICIÓN NOVIEMBRE/2003
Guía de
 LABORATORIOS
Guía de
PROFESIONALES
CLASIFICADOS
ESPECIALIDADES
  Adolescentes
  Adicciones y 
  Dependencias
  Alergia e
 Inmunología
  Cardiología
  Cirugía general
  Cirugía plástica
  Dermatología y
  Cosmiatría
  Diabetes
  Clínica médica
  Endocrinología
  Flebología
  Gastroenterología
  Genética
  Geriatría
  Ginecología
  Industria
  farmacéutica
  Infectología
  Investigación
  Pediatría
  Proctología
  Psicología y
  Psiquiatría
  Reproducción y
  Fertilidad
  Reumatología
  Sexología
  Sida
  Tercera edad
  Urología
  Vacunas

 

¿LA MUSICA Y EL PSICOANALISIS TIENEN ALGO EN COMUN?

 ¿La música y el psicoanálisis tienen algo en común? Quién sabe. Realmente, es algo interesante la incursión de muchos psicoanalistas en distintas áreas del arte (y no sólo en un plano amateur o de pura afición, sino con gran compromiso y profesionalismo), y en particular, nos referiremos al cruce con el arte musical. ¿Qué sucede cuando una teoría tan "hablada", intrínsecamente "de la palabra", se topa con algo así como un discurso, pero que no es un discurso hablado, sino, en todo caso, un discurso hecho de sonidos hilvanados, pura sintaxis de sonidos? Claro, de sonidos y de tiempos, de tempo, de ritmo, de silencios. Y de sonidos encadenados en una secuencia, pero también simultáneos, es decir, melodía y armonía. ¿Qué sucede allí con tanta polifonía, con semejante proliferación de cadenas que se entrecruzan (vg. la fuga), que responden en un todo a un ordenamiento significante, pero que no utilizan a las palabras como unidades morfológicas?
En primer lugar, nos vemos tentados de proclamar que la música es, por todo lo dicho antes, la experiencia de lo inefable, aquella experiencia epifánica para la cual no hay palabras. La maravilla misma puesta en sonido. Ahora, claro: estos sonidos son sonidos articulados, combinados por el compositor de acuerdo a una lógica y a una estética, ya sean clásicas, románticas, contemporáneas, lo que fuere, es decir que esta inefabilidad no es expresable de cualquier modo. Aquí, ya tenemos que lo inefable, si es que lo hubiere, tendría determinadas condiciones de vivenciarse, como es a través de la música en tanto disciplina artística. Pero, desde ya, no es necesario que sostengamos que aquello imposible de ser dicho, sea patrimonio exclusivo de la fuente energética y de elementos primarios que alimentaría a la creación musical. Quiero decir que también, seguramente, habrá otras expresiones artísticas, o de algún tipo de vivenciar humano (¿la locura?), que daría cuenta de aquello inaprehensible por las palabras. ¿Tal vez el amor (me refiero al amor físico, al amor sexual, si es que lo hubiere)?. ¿Tal vez la muerte?...
Pero, como de psicoanálisis y música se trata, lo inefable que aquí hallamos es muy interesante desde el punto de vista sintáctico: es lo no decible que, sin embargo, es medible, mensurable, pautable, pasible de ser combinado, y, por si fuera poco, manejable en tanto objeto: se lo puede escuchar, grabar, presentar en público en un escenario, representar gráficamente en una hoja pentagramada, etc. No quedan dudas de que esta música está hecha por seres del lenguaje que, vaya a uno a saber por medio de cuáles artilugios, desnudan de palabras y de fonemas a esa sintáxis lingüística, y la revisten con sonidos, con acordes, con ritmos, con pausas. Esta "vuelta" tan llamativa, se me ocurre como lo específicamente musical. Y en relación al psicoanálisis, me parece interesante como cierta vuelta desde el medio ambiente articulado en un lenguaje que nos precede, hasta lo farfullante, murmurante, pero sin sentido lógico articulado, de aquello que Lacan llama lalengua. Vuelta esta, desde la estructura del lenguaje, hasta la estructura del no lenguaje, es decir, lalengua. lalengua que más que un lenguaje, es como un lenguaje, pero no el lenguaje que nos sirve para malentendernos. En este contexto, podríamos encontrar a la supuesta maravilla de la música en esa polifonía de lo sin sentido, que permite convivir múltiples significados posibles sin contradicción alguna, y justamente en esto es que no está al servicio del malentendido. Claro, el problema está cuando los expertos o los críticos de turno pretenden dar cuenta de la obra de arte: otro recurso neurótico más, de intentar reducir aquello al deslizamiento metonímico infinito. Y aquello, la música, la obra musical, el objeto sonoro que se desarrolla en el aire, es eso: una polifonía estética (es decir, de sensaciones), que no pretende ser entendido. Salvo cuando aparecen esas obras conceptuales que son los resabios de las neurosis de los compositores (porque, al fin y al cabo, que la obra sea maravillosa desde el punto de vista de la expresión de lo inefable, y que no pretenda cerrar un sentido imaginario como el único posible, no significa que el músico llegue a esto intencionalmente, sino que tal vez lo haga de costado, a coté). Que las cuatro estaciones, que la misa tal, que el Monte Calvo, etc. Estos títulos funcionan como una invitación, como un faro, como una guía que señala hacia dónde debe fluir la imaginación del que escucha: algo así como el reloj del mesmerista. Sin embargo, salvo en situaciones de composiciones por encargo (para publicidad, cine, teatro, eventos, etc.), el compositor, por lo general, elige el título con posterioridad a la composición de la obra, con lo cual, tal vez para este el péndulo del sofrólogo no sea otra cosa que el masaje de los sonidos. Esto es una mera elucubración, pura conjetura, por supuesto.
En cuanto a la "vuelta" a que nos referíamos, esa vuelta desde el lenguaje articulado hasta lalengua (que en sí misma ya implica una torsión previa, ya que no se trata de lo originario en sí, sino de un retorno desde la lógica significante a los avatares del proceso primario inconciente, podríamos decir), sería el principio del movimiento de la creación musical. Pero, la presentación en sociedad del objeto estético correspondería a otra etapa, digamos una "revuelta". Dice Freud en su Presentación autobiográfica: "El artista, como el neurótico, se había retirado de la insatisfactoria realidad efectiva a ese ámbito de la fantasía, pero, a diferencia de aquel, se ingeniaba para hallar el camino de regreso y volver a hacer pie sólidamente en la realidad fáctica. Sus creaciones, las obras de arte, eran satisfacciones fantaseadas de deseos inconcientes (...) Pero, a diferencia de las producciones oníricas, asociales y narcisistas, estaban calculadas para provocar la participación de otros seres humanos, en quienes podían animar y satisfacer las mismas mociones inconcientes de deseo. Además, se servían del placer perceptivo de la belleza de la forma como de una 'prima de seducción'". 
Aquí planteamos un gran problema por abordar: la relación entre lalengua y la fantasía inconciente; ¿o diremos mejor, acaso, entre la fijación y el fantasma?; ¿o tal vez entre goce y sublimación?; ¿o, por qué no, entre síntoma y sinthome? Dejando en suspenso esta enormidad, y posicionados desde Más allá del principio del placer, ¿podríamos pensar en un murmullo que enloquece, un ruido de voces que no llegan a ser, pero que fermentan en algún caldero, que hierven proliferando determinaciones que pueden derivar en las más insospechadas pulsiones, malestares, goces, síntomas, y tal vez, músicas? 

Lic. Martín Alomo
 martinalomo@hotmail.com  

 

 

La explicacion del Genesis Un unico Dios
BAJE EL LIBRO
SIN COSTO
El Génesis, los siete días, la Creación... y un observador.
Claves de un apasionante rompecabezas.
notebooks cirugia plastica cirugia estetica turismo pasajes aereos 0km

 
 


powered by
cirugia plastica cirujia estetica turismo 0km notebooks pasajes aereos

© Copyright 1999-2011 Paginadigital®. - Hecho el depósito que marca la Ley 11723 - Derechos reservados  


 
| Pon a paginadigital en tu sitio | Sugiere esta página a un amigo | Responsabilidad |
Tel: 54-11-4710-1222 info@paginadigital.com.ar
   |  Ayuda |

Web diseñado y producido por paginadigital®, Copyright 1999 - 2.011, todos los derechos reservados. Los nombres e íconos de: paginadigital, Kids, art, pinturas, grabados, dibujos, objetos. Todos los derechos reservados. Hecho el depósito que marca la Ley 11723 - Derechos reservados

| Home | Cursos y talleres | Servicios de Internet |Agenda de Ferias y Exposiciones | Exposiciones de arte y galerías | Becas, maestrias y posgrados | Programación de teatro, cartelera | Centros culturales | Concursos de pintura, literatura, arte, video, television, tv, teatro, casting | | Conferencias, seminarios, jornadas | cartelera de cine, tv, fotografía | Música, recitales, bandas, música clásica | Libreria, venta de textos y libros | Museos | Coros, operas, conciertos | Noticias, notas y artículos | Música de tango, cena show | Textos, poesía, prosa, cuentos, poemas | Solidaridad | Tarot, astrología | Mapa del sitio | Foro | Not | Cart | Salas | Tel | Taller | Taller | Taller literatrio |